Introducción

ZEN

Zen se inspira en la encantadora combinación de lo tradicional con lo moderno. Al igual que el kimono y el arreglo floral ikebana, ambos de origen japonés, las obras de arte nuevas y modernas surgen en nuestro mundo de forma constante. La energía que da vida a esas formas de arte es el secreto de la esencia Zen, que revela una sensación liberadora, la vibración de los propios sentimientos y la estimulante seducción del movimiento sin límites.

Esta fragancia proyecta la esencia de la mujer moderna, plasmando el verdadero potencial que lleva dentro en un aroma cuya frescura floral se funde con el perfume del ámbar y la madera. Elaborada con ingredientes cuyas propiedades de aromaterapia alivian el estrés, esta fragancia te invita a descubrir el alma del Zen y a liberar esa pasión que llevas dentro.

El logo que la identifica está inspirado en los apasionados trazos de la caligrafía japonesa. Evoca los movimientos, la vitalidad y la humanidad que intervienen en la creación artística de los caracteres kanji. El momento en el que se materializan, ese momento en el que la mano, la tinta y el papel se funden en una misma energía impulsora, es el momento mismo en el que nace Zen.

La elegancia del frasco evoca aquella que se aprecia en una típica sala de té japonesa: es exquisito en su sencillez y seductor por su diseño que, aunque es conservador, brilla con luz propia. Su color dorado refleja la luz del sol, tesoro de la Tierra y fuente de la abundancia y el calor.

La fragancia Zen deja de lado la quietud que caracteriza a la filosofía de cuyo nombre se nutre y despierta a la vida desbordante de energía, vitalidad y sensualidad. Esta vitalidad es la nueva manifestación del zen.

 
¡Recibe las últimas noticias de Shiseido!