El secreto para lograr que el corrector dure por más tiempo